miércoles, 22 de junio de 2016

Una boda con olor a verano

Las bodas son atemporales, no tienen unos meses definidos, aunque es cierto que las de verano permiten ciertas cosas como los cócteles al aire libre o los adornos de exterior.

Junio llegó con la boda de Belén y Julio; una ceremonia preciosa, una celebración llena de detalles y unos novios que estaban radiantes. 

Os muestro algunos detalles de los que nos encargamos desde "La Casita de Calista":

El Protocolo de las mesas
Se eligió la cromática beige-blanco -que nunca falla- con el statice en diversos tonos:






Cestitas para el baño
Para el baño de chicas preparamos unas cestas con todo lo necesario para una larga noche: horquillas, toallitas frescas, imperdibles, tampax y compresas, pañuelos de papel, laca para el pelo...



Y para el arroz...
Para el arroz diseñamos unos originales botes que dejamos en una cesta a la salida de la Iglesia






Esperamos que os haya gustado! en el próximo post os enseñaremos otra boda con la que colaboramos muy intensamente, celebrada en la playa!





2 comentarios:

  1. Preciosa boda
    Gente estupenda.Familia acogedoa y novios guapisimos.

    ResponderEliminar
  2. Lo pasamos muy bien.Fuisteis encantadores.Felicidades

    ResponderEliminar