miércoles, 14 de enero de 2015

Fez es viajar en el tiempo

Mientras preparo el post acerca de la boda de Ana y Antonio, os dejo con un viaje diferente y que no deja indiferente. 
Se trata de Fez, una ciudad de Marruecos declarada Patrimonio de la Humanidad. 


Fez cuenta con la mayor zona peatonal del mundo y su Medina es puramente medieval, además de un laberinto en el que es imposible guiarse con un plano y no perderse varias veces al día. Por ello, Fez es una sorpresa cada día, una aventura en cada calle, un descubrimiento en cada rincón...

Fez se divide en tres sectores: la Medina, el sector francés (que es la zona nueva) y el sector judío (alrededor del Palacio Real)

Es la tercera vez que visitamos Marruecos y la primera que disfrutamos de la gastronomía. La comida de Fez mezcla el aroma marroquí con su influencia francesa y el resultado es excepcional. Una comida rica en vegetales, de suculentos coloridos y con un inmejorable sabor. 

En Fez nos alojamos en el Ryad Alya, lo elegí por su ubicación en la Medina y porque me gustó cuando lo ví en las fotografías de booking. ¡Y no pude haber hecho mejor elección!
El Ryad Alya fue elegido por booking como el mejor alojamiento de Fez.



El sitio es espectacular, es un pequeño palacio y un oasis de tranquilidad en medio del bullicio de la Medina. El personal no puede ser más atento, nos recibieron con un té y galletas marroquís caseras y nos despidieron con una caja de dulces autóctonos de regalo (nunca nos había pasado). Las habitaciones se sitúan en torno a un patio central con naranjos en el que se desayuna, y todas ellas cuentan con estancia para dormir, salón y un gran baño. Cenamos en el hotel y lo recomiendo encarecidamente. Sencillamente espectacular. 

Si tenéis pensado ir a Fez, no dudéis en dormir en la Medina, y si tenéis sitio coged este Ryad y no dejéis de cenar en él. 

Pasear por la Medina es viajar a otra época, a un mercado medieval, a los puestos de frutas y verduras junto a la muralla, los burros paseando por sus estrechas callejuelas, los oficios más antiguos en locales a pie de calle...es ver el proceso de creación y teñido del cuero desde una azotea, es ver el moldeado de los calderos de bronce, el trabajo de los artesanos o las gallinas cacareando encima de una caja esperando por su fatal destino.





Fez es viajar en el tiempo. 

Os podría recomendar ¡un montón de cosas!: restaurantes, tiendas, el Palacio Glaoui (uno de los tesoros más sorprendentes del norte de África)...así que si tenéis pensada una escapada escribidme a través del blog.







2 comentarios:

  1. Maravilloso viaje.Perderse en el tiempo es otra forma de viajar.
    Esperamos el siguiente post.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué chulo Cris! Como te dije estaba mirando viaje a Fez porque desde Barcelona salen muy bien los vuelos y viendo tu post me apetece aún más. ¡Y el hotel impresionante! Ya te contaré dónde nos vamos al final y si es Fez, seguro que te escribo!! Mil besos!

    ResponderEliminar