miércoles, 27 de noviembre de 2013

El Birkin de Blue Jasmine


Soy fan de las películas de Woody Allen. Me encantan porque se que cuando me siento en la butaca ante una película de Allen todos mis sentidos tienen que estar al 100%. Rápidos diálogos con citas que al espectador nunca se le hubieran ocurrido (recuerdo aquella en la que el protagonista estaba en la ópera y dijo “Cuando escucho a Wagner me entran unas ganas de invadir Polonia…”) a los que acompaña una ironía que sólo tiene su sello.
Este es el ingrediente principal, a los que hay que sumar una decoración y un vestuario exquisito. Y como la decoración y la moda me encantan, este post va dedicado a Woody Allen y a la moda, porque esta semana fui a ver su última obra: Blue Jasmine.
Eché de menos un guión algo más elaborado en los diálogos, pero sin duda el vestuario superó mis expectativas. La interpretación de Cate Blanchett es sublime, para Óscar, y cuando la película termina ofrece una posterior conversación con tu compañero de butaca. Las interpretaciones son variadas.
Pero no me entretengo más, me centro en el post. La moda.
Cate Blanchett interpreta a Jasmine, una mujer del Upper East Side de Nueva York. Adinerada, guapa, y como ella misma dice “la que da las mejores fiestas de todo Nueva York”.
Bien, pues el bolso de Jasmine, es un protagonista más de la película. El Birkin de Hermés. Color camel y con anclajes dorados. Un bolso que vale más que todo el presupuesto de la película y que se pidió prestado a la casa porque la lista de espera es de años para conseguir uno.





Si al bolso, sumamos la chaqueta de Chanel, las perlas, los impresionantes anillos y pendientes de diamantes…el presupuesto sería insostenible para la película, asi que tuvieron que descolgar teléfonos, y afortunadamente con tan sólo decir Woody Allen o Cate Blanchett los diseñadores enviaron lo necesario.

La chaqueta de Chanel fue la única petición de Wody Allen “Jasmine debe llevar una chaqueta de Chanel”  y Karl Lagerfeld envió dos con una nota que decía “Por Cate, haría lo que fuese”. Junto con el bolso es su seña de identidad a lo largo de la película.


Las camisas siempre en tonos claros, blanco o pastel, de seda, también forman parte del fondo de armario de Jasmine. De J. Mendel o Piazza Sempione.



Los vestidos de fiesta. Impresionantes. El rojo de Carolina Herrera fue elegido por la propia Cate, y el de flores palabra de honor de Valentino.




Ambos vestidos van combinados con joyas (collar, pulsera y pendientes) valoradas en ¡1.200.000 dólares! Prestadas por una joyería de Nueva York, un agente de seguridad estuvo ese día durante el rodaje. 

Si os gusta Woody Allen no os perdáis la película, y si además os gusta la moda, tenéis que verla ya. 

4 comentarios:

  1. Desde su primera película han pasado años y siempre esperamos la siguiente con verdadera devoción.
    Si os gusta Woody no la perdáis. Vais a disfrutar de verdad.

    ResponderEliminar
  2. Pues todavía no la he visto, pero pinta muy bien, y que decir del birkin, aisssss! Una preciosidad. Feliz lunes

    ResponderEliminar
  3. Este post nos alegra esta semana de duro invierno.
    La peli fantástica.
    Siempre Woody. Feliz Diciembre.

    ResponderEliminar
  4. Aún no la he visto Cris, pero tengo muchísimas ganas. Woody Allen me encanta, aunque mi preferida siempre será Annie Hall (me compré hasta el guión en original!). El Birkin me gusta, pero me parece tan lejano de su Jane, la inspiración, que no me acaba de cuadrar. Un besote guapa!

    ResponderEliminar