lunes, 28 de enero de 2013

En nuestra memoria y en la de África

Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas del Ngong...

Con estas palabras empieza una de las historias de amor más bellas que se han vivido jamás: la de Karen Blixen y Denys Finch-Hatton, llevada al cine por Sydney Pollack en la inolvidable película Memorias de África, protagonizada por Meryl Streep y Robert Redford.

Hace cuatro años tuve la gran oportunidad de conocer su casa, en uno de esos viajes que nunca se olvidan. Un viaje a Kenia.



Iba a decir "de esos viajes que se hacen solo una vez en la vida", pero pienso regresar así que no lo diré.
Nada os puedo transmitir fidedignamente porque sería mucho inferior a lo que podáis vivir allí. Los paisajes no tienen fin, los animales parecen sobredimensionados y los colores son más intensos.




No quiero hacer el típico post de viaje, sino mostraros la cara B del album de fotos; aquellas que seguro que no están en el marco de fotos de casa de mi hermana, de la de mis primas, o de la mia, pero que capturan la esencia de Kenia y que se adaptan a la temática de mi blog.


El color rojo es el que más se ve en la vestimenta de los Masais, ataviados con las famosas mantas y con colgantes realizados con bolitas de colores con las que también hacen pendientes, pulseras y llaveros:





Llama la atención la variedad de colorido en las pulseras, y la decoración de las tiendas, muchas de ellas bajo un techo abovedado construido integramente con madera y cañas.





Los colgantes se usan también para decorar las lámparas de techo,


y para diferenciar las llaves de los hoteles (lodges):


Vemos aquí otro tipo de llaves, realizadas con madera tallada con el número del lodge:


Originales lámparas:


El ambiente acogedor de los salones de los lodges,


La original forma de ofrecer a los huespedes las indicaciones del hotel:


De informar del nombre, fecha de nacimiento y nombre de los padres, de un bebé elefante:


O de adentrarse en el restaurante Carnivore, en el que se puede degustar carne de avestruz, tiburón, leopardo o elefante:


Estos paisajes y esta característica vegetación sólo pueden conteplarse alli...





En todos los lugares del mundo siempre hay un camino que te lleva a África...



Recomieno seguirlo al menos una vez en la vida, porque atardeceres como este sólo se pueden contemplar allí.
Y existen, esta es la prueba:


Este post va dedicado a mis padres, mis tios, mis primas y mi hermana Ana.
Por aquel viaje que nunca olvidaremos y que siempre quedará en nuestra memoria y en la de África.


1 comentario: