lunes, 19 de octubre de 2015

Dulce y salado para Halloween

Tenemos Halloween a la vuelta de la esquina, una tradición que nos llega de Estados Unidos pero que poco a poco ha empezado a entrar en nuestras casas, y aunque nos resistamos a ello seguro que hay más de uno que pone una calabaza para decorar o que recibe la visita de los sobrinos solicitando caramelos. 

Para los que tengáis una comida, merienda o cena a finales de octubre, os dejamos un par de recetas -una dulce y otra salada- para que sorprendáis con un plato de Halloween. Son muy sencillos y ambos llevan como ingrediente la calabaza.

PASTEL DE CALABAZA

Receta para 4-6 personas.
  • 1 kg de calabaza cocida y escurrida
  • 3 huevos tamaño L
  • 250 ml (un vaso) de harina
  • 1 vaso de aceite de girasol
  • 1 vaso y medio de azúcar
  • 1 sobre de levadura
  • 1 sobre de preparado para flan (marcas como Flanín, Chino Mandarín...)

Cocer la calabaza (al vapor o al microondas). La escurrimos, la trituramos y la dejamos enfriar.
Batimos los huevos con el azúcar y añadimos el puré de calabaza. Cuando esté bien mezclado añadimos el aceite de girasol. Luego incorporamos la harina, la levadura y el preparado para flan y revolvemos bien. 
Engrasamos un molde con mantequilla y vertemos lo que preparamos. Lo metemos en el horno previamente calentado a 180 grados durante 30 y 40 minutos. 
Una vez frió lo adornamos con azúcar glass. 


TOSTAS DE CALABAZA, CEBOLLA Y QUESO

  • 6 rodajas de calabaza de menos de 1 cm de grosor
  • 1 cebolla
  • nueces
  • Queso gorgonzola (u otro azul) o bien otro queso en caso de que no os guste el azul
  • Dos cucharadas de nata para cocinar

Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana. En un cazo la ponemos a pochar a fuego muy lento con una cucharadita de aceite y una pizca de sal, durante 20 minutos hasta que quede de color marrón, casi que empiece a caramelizarse. 
Mientras se hace la cebolla, cortamos la calabaza en rodajas y le quitamos la piel. Salamos por ambas caras.


En una sartén o plancha eléctrica ponemos una gota de aceite, la extendemos por la sartén y hacemos la calabaza a la plancha. Tiene que quedar tierna pero consistente. A fuego suave cinco minutos por cada lado debería ser suficiente, se puede tapar la sartén para que el vapor haga que se cocine por todas partes. 
En un cazo fundimos el queso (unas 5 cucharadas de queso) con la nata.
En cada rodaja de calabaza ponemos una cucharada de cebolla caramelizada, cubrimos con la crema de queso y decoramos con nueces troceadas. 
Se sirven las rodajas templadas. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario