lunes, 16 de marzo de 2015

Una conservación intacta


En una escapada de fin de semana a León recorrimos los pueblos más típicos de la maragatería. El más conocido de todos es Castrillo de los Polvazares, un lugar que nos sorprendió por su carácter medieval, por el silencio y la soledad en sus calles y porque a pesar de ser turístico no tiene una sola tienda. 



Conserva intacto su estado original, de casas construidas en piedra, calles empedradas y ventanas y puertas de colores. Y precisamente por esto nos gustó mucho. 

Tiene varios restaurantes en los que ofrecen el famoso cocido maragato y algún hotel para fines de semana de desconexión total. 



No caímos en la tentación del plato típico, sino que nos acercamos a un pueblecito a escasos kilómetros de Castrillo llamado Val de San Lorenzo en el que nos habían recomendado un restaurante "La Lechería". No nos defraudó. Una comida increíble digna de estrella michelín. 

Os recomiendo visitar la zona y comer en La Lechería. 

4 comentarios:

  1. Hemos comido varias veces en La Lechería y siempre todo buenísimo
    Un acierto vuestra elección.

    ResponderEliminar
  2. Castrillo de los Polvazares, un pueblo con un encanto especial...Cien por cien recomendable!!!!

    ResponderEliminar
  3. Es un sitio ideal para visitar en la próxima Semana Santa.
    Que bonitas las fotos!!

    ResponderEliminar
  4. Un pueblecito ideal desde luego super recomendable y se come bomba.
    Besos crisylaura.

    ResponderEliminar